Terremotos

Hoy vamos a meter mano a un tema que también está candente: los terremotos.

En algún momento de nuestra larga escolarización, nos explicaron lo que eran las placas tectónicas y su movimiento lento pero constante a lo largo de los milenios. Este movimiento hace que las placas de vez en cuando rocen y friccionen entre sí, provocando lo que conocemos como terremoto o maremoto (dependiendo si sucede en la tierra o en el mar).

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:TectonicReconstructionGlobal2.gif
Movimiento de las placas tectónicas

Se sabe que ha habido terremotos desde hace millones de años, aunque los testimonios escritos tienen que esperar a épocas más recientes. Por ejemplo se tiene constancia de un terremoto que tuvo lugar en Creta, en el año 365, que se llevó por delante a 50.000 víctimas.

Por supuesto, anteriormente los terremotos solían achacarse a iras divinas. Pero la geología ha ido descubriendo y describiendo este tipo de fenómenos, dando explicación a algo tan sorprendente como que de pronto la Tierra se eche a temblar.

Mediciones de los Terremotos

A prácticamente todos nosotros nos suena la escala de Richter. Esta escala logarítmica sirve para medir la intensidad de un terremoto. Al ser logarítmica, esto significa que a más alto estamos en esta escala, más rápido se incrementa la intensidad de un terremoto. Hay mucha más diferencia de intensidad entre un nivel 6 y un nivel 7 que de un nivel 1 al 2.

Pero también existe otro tipo de escala, la escala Mercalli. Esta escala sirve para medir las consecuencias de un terremoto. Se utiliza menos porque es más difícil comparar dos terremotos ocurridos en poblaciones diferentes, ya que sus efectos dependen mucho de cómo esté preparada dicha población. Por ejemplo, en Japón están mucho mejor preparados que en Haití para sobrevivir a un terremoto.

Consecuencias de los Terremotos

Aparte de las consecuencias lógicas del movimiento sísmico (grietas en los edificios, derrumbes, incluso aparición de grietas en el suelo), existen otras consecuencias menos visibles al ojo humano.

Como ya hemos dicho, un terremoto no es más que un movimiento de las placas tectónicas que sustentan la tierra que pisamos. Si estas placas se mueven, es lógico deducir que la tierra sobre la que vivimos también se irá desplazando levemente en cada terremoto. Y, efectivamente, así es. Mediciones precisas sobre el último terremoto en Chile han confirmado que la posición de los edificios ya no es la misma sobre la esfera terrestre.

Otra consecuencia menos previsible es las posibles implicaciones sobre la Tierra como planeta. Nuestro planeta sigue siendo una masa esférica colgada sobre el espacio, girando tanto alrededor del Sol como alrededor de sí misma. Pues bien, parece ser que los terremotos también pueden influir en al menos uno de estos giros. Según investigadores de la NASA, terremotos tan fuertes como el de Chile o el de Sumatra de 2004 pueden haber cambiado el eje de giro de la Tierra sobre sí misma, variando de esta forma la duración de los días de forma casi imperceptible (2,7 milliarsegundos, esto es unos 8 centímetros) [podcast].

¿Sabías que hay un mínimo de temperatura?

Nieve

La temperatura más baja que se puede alcanzar es de -273,15ºC o 0K. Esto es debido a que el frío no es más que la ausencia de calor. Por tanto, cuando se enfría un objeto, se le extrae su energía calorífica y llega un momento en que deja de tener energía calorífica y no se puede enfriar más.