Ironía (John Locke)

“Concedo fácilmente que existe gran número de opiniones que son recibidas y adoptadas como primeros e incuestionables principios por hombres de países, educación y temperamento diferentes, aunque muchas, debido a su absurdidad y también a su oposición, es imposible que sean verdaderas. Sin embargo, todas estas proposiciones, tan lejanas de la razón, son tan sagradas en una parte u otra que incluso hombres de buen entendimiento en otros asuntos se desprenderían de sus vidas y de cuanto les es más querido antes que dudar de su verdad…”

John Locke, creyente en dios, Ensayo sobre el entendimiento humano, Libro I

El mundo y sus demonios

Un dragón invisible, incorpóreo y silencioso

Ahora bien, ¿cuál es la diferencia entre un dragón invisible,incorpóreo y flotante que escupe un fuego que no quema y un dragón inexistente? Si no hay manera de refutar mi opinión, si no hay ningún experimento válido contra ella, ¿qué significa decir que mi dragón existe? Su incapacidad de invalidar mi hipótesis no equivale en absoluto a demostrar que es cierta. Las afirmaciones que no pueden probarse, las aseveraciones inmunes a la refutación son verdaderamente inútiles, por mucho valor que puedan tener para inspirarnos o excitar nuestro sentido de maravilla. Lo que yo he pedido que haga es acabar aceptando, en ausencia de pruebas, lo que yo digo.

Carl Sagan, El Mundo y sus Demonios

(puedes encontrar un extracto más amplio en este enlace)

Todos nos hemos encontrado alguna vez con experiencias inexplicables que nos sorprenden, asombran o asustan. Copérnico se extrañaba de las sombras en la Luna, Newton no entendía por qué todo caía hacia abajo, Galileo veía cómo dos piedras de diferente tamaño caían a la vez, a Kepler no le encajaba el movimiento de las errantes,…

Continúa leyendo El mundo y sus demonios