Cinco cómodos pasos para arreglar España

Estoy harta de que cada vez que se critica la política en España siempre salta el listillo de turno a decir “pues si es tan fácil, hazlo tú”. Bueno, yo no tengo el poder de hacerlo, pero sí puedo explicar cómo puede hacerse de forma mucho menos violenta de como se está haciendo ahora. Y de forma mucho más racional. Y consiguiendo una recuperación más rápida.

1.- Conseguir más dinero 

El primer paso es sencillo: subir la recaudación. Pero no subiendo los impuestos, eso lo único que hace es ahogar aún más a la población, haciendo que baje la recaudación.

Actualmente el producto interior bruto de España es de 1.072.212 millones de euros. Fuente: INE. Por otro lado, el fraude fiscal está cerca del 24,6% de esta cifra. Este porcentaje es bastante más alto que en el resto de países europeos (Alemania 16%, Francia 15%, Irlanda 16%,…). El motivo es bastante obvio: desde el gobierno se protege a las grandes fortunas.[1] [2] [3] [4]

Si consiguiéramos reducir los niveles de fraude a niveles europeos (si ellos lo han conseguido, nosotros también podemos), podríamos recuperar un 10% del PIB para las arcas del estado. Incluso suponiendo que no podemos recuperarlo todo, o que el coste de investigar estas corrupciones sea alto, si tan sólo consiguiéramos recuperar un 5% del PIB, eso significaría meter en los presupuestos del estado 53.000 millones de euros extra.

¿Era realmente necesario exprimir tanto subiendo impuestos como el IVA o bajando ayudas y becas pudiendo conseguir tanto dinero de forma sencilla?

Por supuesto, si esta medida se acompaña de otras medidas racionales como terminar con el concordato de la Iglesia o reducir competencias duplicadas, podría bajarse el déficit y permitir incluso bajar algunos impuestos que ahora impiden el crecimiento, como las cuotas de autónomos. Ojo, cuando hablo de reducir competencias duplicadas no estoy hablando de aumentar o disminuir las competencias de las comunidades autónomas, tanto en un sentido como en el otro la medida sería perfectamente aplicable, aunque en mi opinión, una medida mixta (dar algunas competencias y recuperar otras) sería la opción más adecuada.

2.- Atraer más residentes

La tendencia actual mundial es a deslocalizar el puesto de trabajo. En un mundo globalizado, donde tus clientes están situados en cualquier punto del planeta, no tiene sentido forzar a tus empleados a que estén todos en el msmo sitio. La búsqueda de talento, la reducción de costes y las políticas internas de conciliación familiar están haciendo que cada vez más empresas apuesten por este modelo, en el que el trabajador no tiene por qué vivir en la misma ciudad, o siquiera el mismo país, que la empresa contratante.

En resúmen: en menos de una década habrá millones de teletrabajadores dispuestos a vivir en cualquier parte del mundo. ¿Por qué no aquí? Somos un país bonito, con montaña, playa, meseta, bosque,… Tenemos buen clima.

Nuestra industria está muy enfocada al sector servicios, sólo tendríamos que adaptar la temporalidad de este sector a un servicio más constante a lo largo de todo el año. Tenemos millones de casas vacías a las que sólo les haría falta una buena conexión a internet y unos servicos básicos de buen nivel: educación, sanidad, transporte público,… Cosa que, en cierto modo, ya tenemos (aunque se esté desmantelando privatizando en muchas partes).

No necesitamos que las empresas tengan su sede aquí (aunque estaría bien), sólo necesitamos atraer a sus trabajadores para que gasten sus sueldos en nuestro país. Eso además nos ayudaría a mejorar las exportaciones (al tener más contacto con gente de otros países) y a mejorar nuestro nivel cultural general.

A día de hoy ningún país está apostando por este modelo de atraer residentes, probablemente porque ninguno se ha dado cuenta todavía. Bien, podemos ser nosotors.

3.- Apoyar a América del Sur

Seamos realistas: España y Portugal son puerto casi imprescindible para comerciar con América.Y además compartimos una misma lengua y cultura con la mitad sur del continente Americano. Esto se ha intentado aprovechar muchas veces en cumbres iberoamericanas que no suelen llegar a ninguna acción real.

Ya es hora de tomar el control.

Convertirnos en el centro de paso de mercancias exportadas e importadas desde Europa a América es sencillo. Tenemos las infraestructuras (aeropuertos, puertos, trenes y autopistas). Sólo necesitamos hacerlo atractivo a las empresas. Simplifiquémosles el papeleo, invirtamos en hacerles ver que somos el punto de partida ideal para importar y exportar. Porque lo somos.

Además de convertirnos en puente entre empresas europeas y americanas, nuestra posición geográfica es ideal para exportar nosotros mismos, con nuestras empresas nacionales, más allá del charco. as grandes empresas sólo se verán atraídas por bajadas de impuestos o exenciones fiscales. Independientemente de que se pueda estudiar esto, podemos ayudar a nuestras PYMES a exportar a América del Sur. No hay barrera con el idioma, la única barrera real es poder transportar la mercancia y el asesoramiento legal para conocer las leyes locales del país destino.

Si el asesoramiento legal se hace de forma conjunta, los costes se abaratan. Si el transporte también se hace de forma conjunta, se puede simplificar y abaratar también los precios finales del producto a exportar. Fletar un avión entre varias empresas es siempre más barato que enviar los paquetes de forma independiente. Y más ecológico, ya de paso.

El Estado no tendría ni que pagar el transporte o el asesoramiento en sí, bastaría con crear oficinas (virtuales o físicas) donde las PYMES puedan ponerse en contacto con otras PYMES para aunar esfuerzos. El desarrollo de guías o manuales para exportar genéricamente a cada país también sería bastante útil, ya que permitiría a los empresarios poder empezar a hacer cálculos de lo que les costaría exportar sin necesidad de costosos estudios de mercado (que tendrán que hacer posteriormente, con más datos en la mano).

4.- Invertir en I+D

¿Qué se puede decir que no se haya dicho ya? [1] [2] [3] Necesitamos trabajos cualificados, que mejoren nuestra vida. Mejores medicinas, mejor tecnología y mejores servicios.Necesitamos cuidar nuestros recursos naturales, necesitamos mejorar la eficiencia de las energías alternativas. Necesitamos exportar y para eso necesitamos algo que los demás no puedan ofrecer.

Incluso para mantener una buena oferta en turismo hay que invertir en innovación. Cualquier tipo de recorte sobre el presupuesto en I+D debería ser considerado traición a la patria.

5.- ¡Profit!

Realmente son cuatro pasos, este último paso se limitaría a mantener los cuatro pasos anteriores a lo largo del tiempo. Dejemos de pensar a cuatro y ocho años. Pensemos al menos con una década de vista. Pensemos en construir una economía fuerte que garantice nuestras pensiones. Pensemos en el futuro.