Rompiendo la seguridad del cerebro (2)

futuramaHace unos meses, estuvimos hablando en este mismo blog sobre la posibilidad de hackear el cerebro y poder fabricar una especie de “telepatía” a través de imágenes de la actividad cerebral.El gran @aberron acaba de publicar un artículo actualizado con los avances de esta técnica.

A este paso, lo de llevar gorritos de aluminio va a dejar de ser tontería…

Cinco cómodos pasos para arreglar España

Estoy harta de que cada vez que se critica la política en España siempre salta el listillo de turno a decir “pues si es tan fácil, hazlo tú”. Bueno, yo no tengo el poder de hacerlo, pero sí puedo explicar cómo puede hacerse de forma mucho menos violenta de como se está haciendo ahora. Y de forma mucho más racional. Y consiguiendo una recuperación más rápida.

1.- Conseguir más dinero 

El primer paso es sencillo: subir la recaudación. Pero no subiendo los impuestos, eso lo único que hace es ahogar aún más a la población, haciendo que baje la recaudación.

Actualmente el producto interior bruto de España es de 1.072.212 millones de euros. Fuente: INE. Por otro lado, el fraude fiscal está cerca del 24,6% de esta cifra. Este porcentaje es bastante más alto que en el resto de países europeos (Alemania 16%, Francia 15%, Irlanda 16%,…). El motivo es bastante obvio: desde el gobierno se protege a las grandes fortunas.[1] [2] [3] [4]

Si consiguiéramos reducir los niveles de fraude a niveles europeos (si ellos lo han conseguido, nosotros también podemos), podríamos recuperar un 10% del PIB para las arcas del estado. Incluso suponiendo que no podemos recuperarlo todo, o que el coste de investigar estas corrupciones sea alto, si tan sólo consiguiéramos recuperar un 5% del PIB, eso significaría meter en los presupuestos del estado 53.000 millones de euros extra.

¿Era realmente necesario exprimir tanto subiendo impuestos como el IVA o bajando ayudas y becas pudiendo conseguir tanto dinero de forma sencilla?

Por supuesto, si esta medida se acompaña de otras medidas racionales como terminar con el concordato de la Iglesia o reducir competencias duplicadas, podría bajarse el déficit y permitir incluso bajar algunos impuestos que ahora impiden el crecimiento, como las cuotas de autónomos. Ojo, cuando hablo de reducir competencias duplicadas no estoy hablando de aumentar o disminuir las competencias de las comunidades autónomas, tanto en un sentido como en el otro la medida sería perfectamente aplicable, aunque en mi opinión, una medida mixta (dar algunas competencias y recuperar otras) sería la opción más adecuada.

2.- Atraer más residentes

La tendencia actual mundial es a deslocalizar el puesto de trabajo. En un mundo globalizado, donde tus clientes están situados en cualquier punto del planeta, no tiene sentido forzar a tus empleados a que estén todos en el msmo sitio. La búsqueda de talento, la reducción de costes y las políticas internas de conciliación familiar están haciendo que cada vez más empresas apuesten por este modelo, en el que el trabajador no tiene por qué vivir en la misma ciudad, o siquiera el mismo país, que la empresa contratante.

En resúmen: en menos de una década habrá millones de teletrabajadores dispuestos a vivir en cualquier parte del mundo. ¿Por qué no aquí? Somos un país bonito, con montaña, playa, meseta, bosque,… Tenemos buen clima.

Nuestra industria está muy enfocada al sector servicios, sólo tendríamos que adaptar la temporalidad de este sector a un servicio más constante a lo largo de todo el año. Tenemos millones de casas vacías a las que sólo les haría falta una buena conexión a internet y unos servicos básicos de buen nivel: educación, sanidad, transporte público,… Cosa que, en cierto modo, ya tenemos (aunque se esté desmantelando privatizando en muchas partes).

No necesitamos que las empresas tengan su sede aquí (aunque estaría bien), sólo necesitamos atraer a sus trabajadores para que gasten sus sueldos en nuestro país. Eso además nos ayudaría a mejorar las exportaciones (al tener más contacto con gente de otros países) y a mejorar nuestro nivel cultural general.

A día de hoy ningún país está apostando por este modelo de atraer residentes, probablemente porque ninguno se ha dado cuenta todavía. Bien, podemos ser nosotors.

3.- Apoyar a América del Sur

Seamos realistas: España y Portugal son puerto casi imprescindible para comerciar con América.Y además compartimos una misma lengua y cultura con la mitad sur del continente Americano. Esto se ha intentado aprovechar muchas veces en cumbres iberoamericanas que no suelen llegar a ninguna acción real.

Ya es hora de tomar el control.

Convertirnos en el centro de paso de mercancias exportadas e importadas desde Europa a América es sencillo. Tenemos las infraestructuras (aeropuertos, puertos, trenes y autopistas). Sólo necesitamos hacerlo atractivo a las empresas. Simplifiquémosles el papeleo, invirtamos en hacerles ver que somos el punto de partida ideal para importar y exportar. Porque lo somos.

Además de convertirnos en puente entre empresas europeas y americanas, nuestra posición geográfica es ideal para exportar nosotros mismos, con nuestras empresas nacionales, más allá del charco. as grandes empresas sólo se verán atraídas por bajadas de impuestos o exenciones fiscales. Independientemente de que se pueda estudiar esto, podemos ayudar a nuestras PYMES a exportar a América del Sur. No hay barrera con el idioma, la única barrera real es poder transportar la mercancia y el asesoramiento legal para conocer las leyes locales del país destino.

Si el asesoramiento legal se hace de forma conjunta, los costes se abaratan. Si el transporte también se hace de forma conjunta, se puede simplificar y abaratar también los precios finales del producto a exportar. Fletar un avión entre varias empresas es siempre más barato que enviar los paquetes de forma independiente. Y más ecológico, ya de paso.

El Estado no tendría ni que pagar el transporte o el asesoramiento en sí, bastaría con crear oficinas (virtuales o físicas) donde las PYMES puedan ponerse en contacto con otras PYMES para aunar esfuerzos. El desarrollo de guías o manuales para exportar genéricamente a cada país también sería bastante útil, ya que permitiría a los empresarios poder empezar a hacer cálculos de lo que les costaría exportar sin necesidad de costosos estudios de mercado (que tendrán que hacer posteriormente, con más datos en la mano).

4.- Invertir en I+D

¿Qué se puede decir que no se haya dicho ya? [1] [2] [3] Necesitamos trabajos cualificados, que mejoren nuestra vida. Mejores medicinas, mejor tecnología y mejores servicios.Necesitamos cuidar nuestros recursos naturales, necesitamos mejorar la eficiencia de las energías alternativas. Necesitamos exportar y para eso necesitamos algo que los demás no puedan ofrecer.

Incluso para mantener una buena oferta en turismo hay que invertir en innovación. Cualquier tipo de recorte sobre el presupuesto en I+D debería ser considerado traición a la patria.

5.- ¡Profit!

Realmente son cuatro pasos, este último paso se limitaría a mantener los cuatro pasos anteriores a lo largo del tiempo. Dejemos de pensar a cuatro y ocho años. Pensemos al menos con una década de vista. Pensemos en construir una economía fuerte que garantice nuestras pensiones. Pensemos en el futuro.

Is this the real life? Is this just fantasy?

Existen personas que recuerdan todo lo que sueñan y personas que despiertan cada mañana con un vacío temporal. Y también existen personas que son capaces de tener conciencia mientras sueñan, de forma que están “despiertas” durante su sueño. A esto se le llama tener un sueño lúcido.

La primera vez que tienes un sueño lúcido sorprende lo real que te parece. Puedes estar soñando con unicornios voladores en una pista de patinaje de golosina que para tí eso es perfectamente real. Puedes tocarlo, saborearlo, sentir frío y calor, sentir dolor o miedo. Normalmente tardarás varios sueños lúcidos en ser capaz de controlar los elementos, pero es posible, con cierta constancia y entrenamiento.

Pero a veces antes de ser consciente de que es un sueño, la persona experimenta un sueño extremadamente real, tan real que no es capaz de decidir si está soñando o no.

Mira a tu alrededor. ¿Hay algo fuera de su sitio? Eso suele indicar que lo que estás viendo es producto de la imaginación de tu cerebro. Pero que no veas o escuches nada extraño no significa que esté todo en orden. De hecho, que veas o escuches algo fuera de lo normal, tampoco significa que estés soñando. ¿Sabías que existen motivos por los que personas perfectamente sanas y cuerdas puedan experimentar alteraciones de la realidad? Desde la típica manchita flotante de un coágulo en el ojo hasta personas perfectamente normmales sentadas en tu salón, como explican en esta sorprendente charla TED:

¿Recuerdas cómo llegaste aquí? Bueno, puedes tener amnesia o estar bajo la influencia de drogas. No necesariamente has tenido que tomarlas conscientemente, no puedes descartar nunca esa posiblidad. De hecho, podría pasarte que hubieras sufrido algún tipo de accidente del que ahora no recuerdas nada (amnesia, shock) y que tuviera efectos sobre tu percepción.

El siguiente vídeo habla de diferentes casos en los que el cerebro deja de ser un referente fiable para procesar tus sentidos. Concretamente, alrededor del minuto 9 habla de los miembros fantasma. Personas que han sufrido accidentes o, incluso, han perdido algún brazo o pierna, son capaces de sentir que siguen teniéndolos, moviéndolos y tocando objetos. Los subtítulos automáticos no so demasiado buenos dado que el ponente no es hablante nativo, pero la parte interesante de la charla puede seguirse sin problemas:

Entonces, ¿es posible estar seguros de que lo que estamos percibiendo es real? ¿Podemos fiarnos de nuestros sentidos?

¿Somos tan libres como creemos?

“La esclavitud no se abolió, se cambió por ocho horas diarias.”

-Les Luthiers

Y a veces más, añadiría yo.

Al menos no nos obligan a encadenarnos a nuestros equipos de trabajo. ¿Os imagináis tener que ir con un smartphone a todas partes?

La primera vez que escuché esta frase, pensé que era una hipérbole graciosa, que sólo buscaba la risa fácil. Pero conforme vamos adentrándonos más y más en esta selva de capitalismo salvaje en el que nos encontramos, menos convencida estoy de que fuese una exageración. Porque, ¿qué nos diferencia de los esclavos? ¿Hay realmente tanta diferencia como nos creemos? ¿No será que todo es una gran campaña de publicidad para ocultar que, realmente, no estamos tan avanzados como creemos? ¿Estoy exagerando? Bueno, vamos a intentar averiguarlo.

¿Qué es la esclavitud?

“La esclavitud, también llamada trata de negros. Estado de esclavo, es decir, hombre o mujer que esta bajo el dominio de otro y carece de libertad.”

En un principio no parece que la esclavitud se ajuste a la mayoría de nosotros. Somos libres, o al menos eso pone en nuestras leyes. No estamos obligados a seguir las órdenes de nadie… o al menos no en principio. Mientras sigamos las leyes (de igual aplicación para todos) y no cometamos delito alguno, nadie puede obligarnos a hacer o decir nada que no queramos. E, incluso en caso de saltarnos las leyes, nadie puede, legalmente, obligarnos a hacer nada que pueda ir en nuestra contra. Salvo pagar multas, realizar servicios comunitarios o vivir en la cárcel; castigos propiamente impuestos por cometer delitos.

En apariencia, al menos, no somos esclavos. Somos libres.

Sin embargo, ya anteriormente hemos hablado del miedo a la libertad, de lo difícil que resulta para el ser humano deshacerse de aquello que le oprime para saber aprovechar las oportunidades que se le ofrecen. Y también hemos hablado de las simitudes de la actual lucha de clases con las batallas ya ganadas. Así que no nos dejemos engañar por las apariencias y sigamos escarbando un poco más en los detalles, para convencernos finalmente de que somos tan libres como creemos.

No tengo claro si Lincoln está pidiéndole que se levante o que le abrillante mejor los zapatos

¿Y si en vez de esclavos somo siervos?

 Conforme llegó la Edad Media, los esclavos empezaron a ser menos frecuentes, pero se extendió una nueva forma de semi-esclavitud: la servidumbre.Un siervo le debía obediencia y lealtad a su señor, el cual a cambio le dejaba parte de las tierras (en propiedad del siervo o prestadas) para que pudiera trabajarlas y tener sus propias pertenencias. El señor feudal seguía teniendo ciertos derechos sobre los siervos, pero éstos a su vez estaban más protegidos por la ley. Si un siervo progresaba económica y socialmente, podía llegar a aspirar a ser libre, a comprar su libertad. A cambio de su trabajo y los impuestos que el señor feudal le imponía, el siervo se encontraba protegido y amparado, ya que el señor feudal estaba obligado a protegerle y ayudarle en caso de necesidad (como en una guerra o una sequía).

Una vez más, esta definición no parece ajustarse a nuestra situación. Empieza a tener tintes preocupantemente parecidos, pero eso sólo lo debemos achacar a que es la evolución intermedia entre el esclavo y el trabajador.

 No, parece que sólo somos trabajadores

En el sistema actual, una persona (suponiendo el primer mundo y gran parte del segundo) tiene acceso a la educación suficiente para trabajar prácticamente de lo que desee, sea cual sea su condición de nacimiento. Puede montar una empresa o trabajar para otros. Puede dedicarse a las ciencias, las artes, las letras o cualquier cosa que se le ocurra y tenga unos ingresos monetarios. Con estos ingresos, comprará o venderá lo que quiera, sin tener que pedir permiso a nadie. Somos libres de hacer con nuestra vida lo que queramos. Compraremos o alquilaremos una vivienda, vestiremos la ropa que nos guste y viajaremos en vacaciones a los lugares que nuestros ingresos nos permitan ir.

Somos simplemente trabajadores (ya sea clase media o pobre). Algunos somos autónomos, otros somos trabajadores por cuenta ajena. Pero, al fin y al cabo, parece que sólo somos trabajadores. La base de la pirámide. Un momento, ¿pirámide? ¿Es una pirámide?

Según el 0.1% de la población, el 99.9% apesta

Si echamos un vistazo a la gráfica de distribución de la riqueza mundial de 2012, podemos comprobar cómo el 0.1% de la población tiene el 81% de la riqueza. Supongamos que consideramos ese 0.1% de la población como si fuera un señor feudal. Tiene la mayor parte de las tierras y riquezas, es difícil tomar decisiones importantes o crear una nueva empresa sin hacerles frente. Y ahora supongamos que nosotros estamos en ese 99.9% de la población que dispone de tan sólo un 19% del total de la riqueza.

¿Realmente somos libres o estamos a merced de lo que ese 0.1% quiera? ¿Somos sus trabajadores voluntarios o somos siervos?

Para empezar, nos encontramos con una disyuntiva interesante: somos todo lo libres que queramos, pero estamos obligados a trabajar. Menuda chorrada, pensará más de uno, claro que estamos obligados a trabajar. ¿Cómo vas a pagar tu comida, tu vivienda, tu calefacción,… si no trabajas?

Estoy de acuerdo. Es necesario trabajar. Así que reformularé la frase: estamos obligados a trabajar bajo las condiciones que nos imponga ese 0.1%.

No nos estarán pidiendo derecho a pernada (o prima notte), ni nos estarán obligando a hacer una reverencia cuando pasen por delante. Pero estamos igualmente obligados a someternos a sus condiciones contractuales (40 horas semanales + extras, vacaciones cuando el jefe quiera, guardias, etc…).

Alguno estará leyendo esto y pensando que si no estoy conforme con trabajar por cuenta ajena, que trabaje por cuenta propia, de forma autónoma, con mi propia empresa. Por supuesto. Esa es la mayor trampa y falacia del asunto. La mayor campaña de publicidad jamás orquestada.

Sinceramente, ¿es posible tener un negocio o una empresa que no siga las normas de juego ya impuestas previamente por ese 0.1%?

En mi experiencia, y sobre todo si la empresa es lo suficientemente grande como para ser estable, la respuesta es un rotundo no. En cuanto una empresa empieza a destacar por su forma diferente de funcionar, aparecen las presiones para que vuelva al cauce que le corresponde. Realmente no hay libertad a la hora de poder elegir cómo queremos trabajar.

Y esto, eventualmente, nos lleva a una esclavitud o servidumbre encubierta, donde, escojamos la opción que escojamos, vamos a estar sometidos a una serie de normas (escritas o no), que nos obligarán a variar nuestra forma de vivir hasta límites insospechados.

Probablemente los mismos que pensaron que la obligación de trabajar era una exageración, también piensen que soy demasiado exagerada en este asunto. “¡Anarquista! ¡Ácrata!” Y quizás tienen razón y todo esto no es más que una ida de olla mía en la que estoy viendo fantasmas donde sólo hay lagunas en leyes de protección a los trabajadores que hay que rellenar. Es posible. O quizás es todo parte de ese lavado de cara que nos impide darnos cuenta que estamos a merced de nuestra clase alta.

Pobre obrero, ¿qué iba a saber él de economía?

En cualquier caso, y ahora que la crisis aprieta, creo que a nadie se le escapa que hay personas en situaciones de libertad estrechamente reducida. En muchos casos, seguramente estos problemas habrán sido causados por una conducta irresponsable y errática. Pero también existen (y han existido siempre) casos de gente obligada a trabajar en condiciones donde no puede garantizarse llegar a final de mes. Es decir, condiciones posiblemente aún peores que las de los esclavos, a quienes sus amos alimentaban y abrigaban (ya que una enfermedad o una desnutrición les haría ser menos útiles). Ahora ya ni siquiera tenemos esa seguridad, porque somos esclavos de usar y tirar. Nuestros amos/jefes no tienen que costear nuestros primeros años de vida y, si dejamos de ser útiles, enseguida somos sustituidos por otros esclavos/trabajadores dispuestos a lo que sea por poder trabajar.

No estoy hablando de casos marginales, sino de lo que estoy viendo en el día a día de nuestra sociedad. Personas que cinco años atrás jamás hubieran pensado en encontrarse en esta situación. Personas que han pisoteado tanto su dignidiad que es imposible volver a recuperarla.

Porque siempre se empieza aceptando condiciones inhumanas pensando que es algo temporal. Que esto mejorará y que pronto podremos olvidarlo. Pero una vez que tocas fondo, es muy difícil volver a salir a flote.

¿No hay salida entonces? 

La esclavitud debió establecerse en la Tierra cuando las artes de la producción llegaron a un grado de desarrollo tal que proporcionaron al género humano algo más de lo que les era estrictamente necesario para subsistir.

Mientras que la naturaleza dió al género humano lo necesario para la vida y se lo dió espontanamente, sin lucha, sin trabajo por parte del hombre, no debió pensar este en someter a su semejante.

-Orígenes de la Esclavitud en la Enciclopedia Libre

Quizás deberíamos empezar a pensar en volver a los orígenes. Si nuestra posición en la sociedad es la de ser un esclavo, ¿nos merece la pena quedarnos ahí? ¿Realmente necesitamos tanto contacto con esta sociedad? ¿No podríamos volver a la agricultura de subsistencia y aprender a disfrutar de la vida otra vez? ¿Tiene sentido vivir la vida si no vas a poder disfrutarla?

¿Es posible plantear una redistribución de la riqueza que nos haga realmente libres?

En serio, ¿eres feliz?

Rompiendo la seguridad del cerebro

Estamos acostumbrados a leer noticias de hackers que han conseguido saltarse la seguridad de algún sistema y se han paseado entre informaciones altamente secretas y altamente delicadas. ¿Sería posible hacer algo así con nuestro cerebro? ¿Es posible leer la mente?

Aunque parezca de ciencia ficción, en los últimos años se han ido llevando a cabo diversos experimentos, sobre todo mediante resonancias electromagnéticas, que nos invitan a pensar que sí es posible leer, al menos a grandes rasgos, lo que una persona está pensando.

Pero dejemos que los expertos nos hablen de los últimos y escalofriantes (y reales) avances de la ciencia en este aspecto, primero con un vídeo de cómo se puede aprender a conectar un ojo artificial para que el cerebro vea:

Si el primer vídeo sorprende, este segundo vídeo es increíble. Podemos entender mejor cómo las personas se sitúan sobre un espacio y cómo puede leerse esta ubicación en el cerebro.

La buena noticia es que, a día de hoy, no es posible leer los pensamientos complejos del viandante anónimo. Primero porque tendrían que hacer un estudio de tu cerebro particular para saber exactamente cómo mapea tu cerebro la relación entre pensamiento y zonas del cerebro que se activan. Y segundo, porque aún no se ha inventado un escáner electromagnético que pueda escanearte sin tu colaboración.

Lo cual no quiere decir que, en cuestión de años, no legislen para quitarnos nuestro último rincón de independencia, poniendo en marcha un cuerpo de Policía del Pensamiento…

Esquizofrenia, o la ruptura del cerebro

En el artículo anterior comentábamos sobre la conciencia y el subconsciente, cómo nuestra mente en verdad se divide en parcelas, cada una ocupándose de una tarea específica. Aunque tengamos la impresión de que nosotros (lo que llamamos el “yo”) organiza y dirige todo lo que hacemos, bajo esa capa de conciencia tenemos al subconsciente, que toma sus propias decisiones y te manipula para que tomes la mejor decisión.

Al igual que nos centramos en la psicopatía, ahora nos centraremos en la esquizofrenia, una condición mental que comunmente resumimos como locura. El esquizofrénico parece vivir en un mundo paralelo, donde suceden cosas que sólo él parece ver (alucinaciones, sobre todo auditivas). Su comportamiento es errático y desordenado, como si no fuera muy consciente de lo que está haciendo. Sus pensamientos son caóticos, van saltando de tema en tema sin ningún tipo de orden aparente.

Para meternos en la mente de un esquizofrénico, podemos utilizar la música compuesta por Graham March, quien plasmó en sus composiciones la misma sensación que experimentaba en su cerebro. El mismo caos y desorden. O como el mismo lo definía:

“It’s like, 200 hundred channels of Television all on at once and you can’t turn them off, nothing but unwanted noise and thoughts.”

“Es como 200 canales de televisión, todos encendidos a la vez, y no puedes apagarlos, sólo hay ruido molesto y pensamientos.”

La causa de la esquizofrenia no está nada clara, al menos a nivel biológico y químico. Se sabe que existen genes que aumentan la probabilidad de que se sufra esquizofrenia, pero no se sabe cómo afectan estos genes ni exactamente en qué consiste la esquizofrenia. Hay muchos estudios que relacionan el origen de la esquizofrenia con múltiples causas (enfermedad en el útero materno, infección inmediatamente posterior al nacimiento, causas ambientales que desencadenan la enfermedad, estrés, drogas,…) Pero, realmente, nadie ha encontrado una guía universal para explicar la esquizofrenia.

Lo que sí se sabe es que la esquizofrenia tiene un efecto como de dividir la mente en diferentes sub-mentes que funcionan de forma independiente. Es como si el cerebro dejase de trabajar de forma secuencial y empezase a trabajar de forma paralela, teniendo varios procesos a la vez.

Cuando el esquizofrénico oye voces, realmente lo que está oyendo son sus propios pensamientos. No los reconoce como tales porque su “yo”, su “conciencia”, el que está oyéndolos, no es el mismo trozo de cerebro que está pensándolo. Por tanto, lo reconoce como una voz externa a sí mismo, pero una voz que sólo él puede oir. Y esas voces parecen conocerle muy bien, parecen estar vigilándole, diciéndole lo que tiene que hacer, dándole consejos. No es raro por tanto que acabe desarrollando paranoias y manías persecutorias.

En algunos casos la esquizofrenia puede llevar a episodios en los que el individuo se quedacatatónico, inmóvil o casi inmóvil, sin el control de su propio cuerpo, sufriendo espasmos y a veces incluso diciendo cosas sin sentido. ¿Podría ser que tomase el control una parte del cerebro diferente a la que lo toma normalmente? ¿Una lucha entre sub-mentes por ver quién se lleva el control final? Quién sabe, pero las religiones se aprovechan de estos casos, al igual que de la epilepsia, haciéndolos pasar por posesiones y bendiciones divinas.

En cualquier caso, aún queda mucho por investigar en este campo.

Tu yo oculto

Somos bastante más de lo que creemos.

Voy a comenzar una serie de entradas abordando un tema que cada día va adquiriendo más popularidad: la dicotomía entre consciente e inconsciente.

En esta primera entrada sentaremos las bases de qué es el consciente y qué es el inconsciente. Intentaré centrarme en resultados científicos, dejando de lado hipótesis filosóficas. Pero este no es un proceso sencillo, ya que la ciencia está en pañales respecto a este tema.

Nuestra mente se compone de dos partes: el consciente y el insconsciente. El consciente es al que llamas “yo”, el que está leyendo este texto y comprendiendo lo que pone. El inconsciente, en cambio, es como el ayudante que vigila al consciente y le va preparando el camino para que el consciente pueda trabajar.

Aunque suene redundante, el inconsciente se encarga de todos esos detalles de los que no eres consciente. Se encarga de reconocer una cara, de reaccionar ante un estímulo, de reconstruir una escena de un simple vistazo,… Se encarga de todas esas tareas necesarias pero automáticas, mecánicas.

Realizamos un experimento con un escáner cerebral en el que las personas debían tomar decisiones muy sencillas. Podían decidir si pulsaban un botón a la izquierda u otro a la derecha. En este caso, sientes que eres totalmente libre de elegir de hacer una cosa u otra, no hay nada que te obligue a elegir una opción o la otra. Registramos la actividad cerebral de las personas y descubrimos que podíamos predecir su decisión, si iban a pulsar el botón de la izquierda o de la derecha, siete segundos antes de que la hubieran tomado. Es decir, no siete segundos antes de que pulsaran el botón, sino siete segundos antes, incluso de que pensaran que habían decidido cuál iban a escoger.

Más información de este experimento aquí

Es decir, que el inconsciente no sólo realiza las tareas sencillas “complementarias” al consciente, sino que parece que va guiando al consciente en todo momento acerca de lo que debe o no debe hacer.

Veamos el funcionamiento del cerebro de una forma más gráfica. Una forma sencilla de explicarlo sería representar a lo largo del tiempo a los procesos mentales con una línea de forma que, a mayor valor, más cerca están de la consciencia porque necesitan de decisiones más complejas, menos automáticas. En la gráfica separaremos cuando un proceso mental es inconsciente mediante el sombreado. Si un proceso “pasa” a ser consciente, sale del área sombreada:

Gráfica de procesos mentales con poca conciencia

 

En este caso, un proceso sencillo, como el azul o el rojo, podrían ser procesos mentales como caminar o rascarte un brazo. Tu cerebro tiene el control, pero tú no vas conscientemente pensando paso a paso cómo mover y apoyar el pie.

El proceso morado sigue siendo inconsciente, pero en un momento dado necesita que la consciencia tome una decisión rápida. Por ejemplo podría representar el hecho de abrir una puerta, donde la consciencia interviene un momento para hacer uso de la llave. Esto es, basándonos en la suposición de que utilizar la llave no es algo “automático” ni trivial.

En cambio, los procesos naranja y verde tienen gran parte de consciencia. Pero cabe destacar que estos procesos nunca empiezan fuera del sombreado. Antes de que el consciente empiece a trabajar, el inconsciente “prepara” el terreno, sentando las bases de lo que el consciente va a hacer.

Por ejemplo, el proceso verde podría ser abrir el navegador para leer las noticias. El insconsciente se ha encargado de casi todo el proceso: dirigirte al ordenador, sentarte en la silla, encenderlo, colocar tus manos sobre el ratón y el teclado, etc… Sólo cuando la mente necesita de tu atención, por ejemplo para leer la noticia, es cuando se activa el consciente. Todo lo demás, lo has hecho, pero no has estado “controlándolo” desde el consciente.

Pero el ser humano no siempre ha sido así. Desde que éramos unas sencillas bacterias hasta que desarrollamos la civilización, hemos ido pasando por una serie de estadios que nos han ido abriendo la mente poco a poco.

A lo largo de la evolución, la conciencia ha ido ganando terreno al inconsciente, “bajando” esa barra que separa qué procesos mentales procesa uno y cuales procesa el otro. En la siguiente gráfica podemos ver lo que pasaría si una persona, en la misma situación anterior, no tuviera el consciente tan desarrollado:

Gráfica de procesos mentales con poca conciencia

La línea del proceso de la llave, la morada, ha tenido que subir más alto que en el gráfico anterior, ya que el proceso de utilizar la llave es algo que inconscientemente no es capaz de realizar. Esto ha hecho que la mente necesite realizar un “esfuerzo” mayor, para poder salir de la zona sombreada, para poder utilizar la llave. Así mismo, las líneas de la conversación (naranja) y la lectura de noticias (verde), han tenido que subir un poco más también, para poder llegar al consciente, para poder realizar las tareas complejas.

Si este esfuerzo le supone demasiado porque su mente se llena de procesos que tiene que “escalar”, probablemente esta persona decida “prescindir” de algunos procesos mentales. Quizás no pueda hablar y utilizar la llave al mismo tiempo (prescidiendo por ejemplo del proceso naranja) o quizás decida utilizar una cerradura más sencilla.

Probablemente por esto es por lo que podemos enseñar a un chimpancé a realizar tareas o a hablar con lenguaje de signos. Ellos mismos aprenden en su hábitat natural a utilizar herramientas sencillas. Pero no han desarrollado toda una tecnología que les ayude en su día a día porque su consciente ya está saturado con el uso de estas herramientas sencillas. Esto es lo que nos diferencia, nuestro salto evolutivo.

Sin embargo, no seamos ingenuos, este proceso aún no ha terminado en el ser humano. La evolución sigue avanzando, “bajando” el listón para que el consciente siga cada vez aumentando el control sobre lo que hace y deja de hacer. Y, probablemente, esto tenga mucho que ver con los avances sociales, con la percepción de nuestra propia individualidad.

Gráfica de procesos mentales con mucha conciencia

El problema al que se enfrentarían estos “aventajados” de la evolución es que la información que se ven obligados a procesar conscientemente es mucho mayor que lo que tiene que procesar el ser humano medio. Es decir, están “forzando” a su cerebro a trabajar más y más rápido. Controlan mucho mejor sus acciones, toman más decisiones conscientemente y son más conscientes en general de todo lo que sucede a su alrededor. Pero a un coste: el coste de tener que estar más pendiente de todo, porque muchas de las tareas automáticas de las que se encargaba el inconsciente ahora forman parte de la rutina que debe llevar a cabo el consciente.

¿Está preparado para esto nuestro cerebro? ¿Es el consciente capaz de manejar tantos procesos simultáneamente sin volverse loco? ¿Puede ser ésta la causa de enfermedades mentales como la esquizofrenia?

Intentaré contestar a estas preguntas en la próxima entrega, pero de momento dejo un vídeo de una conferencia TED donde J. B. Taylor cuenta su experiencia durante un derrame cerebral y cómo eso afectó a su forma de percibir el mundo a su alrededor, como si hubiese perdido su conciencia:

https://www.youtube.com/watch?v=UyyjU8fzEYU

Descartes, El Discurso del Método, Tercera Parte

“Es verdad muy cierta que, cuando no está en nuestro poder discernir las opiniones más verdaderas, debemos seguir las más probables; e incluso que aunque no encontremos mayor probabilidad en unas que en otras debemos, no obstante, decidirnos por algunas y considerarlas después no ya como dudosas, en cuanto referidas a la práctica, sino como muy verdaderas y muy seguras, debido a que la razón que nos ha hecho decidirnos por ellas lo es. Y eso bastó desde entonces para librarme de todos los arrepentimientos y remordimientos que suelen agitar las conciencias de esos espíritus débiles y vacilantes que se dejan ir, inconscientemente, a practicar como buenas cosas que luego juzgan malas.”